Leioa, paseando por sus barrios.

Leioa, Mismos Ojos, Nuevas Miradas

#LEIOABLOG

 

Chaos Vascos, Pinosolo
Escultura de Jedd Novatt, “chaos vascos”

Una suerte que se acuerden de uno, cuando recibí  la invitación de Leioa Behargintza para participar en #LeioaBlog, supuso un nuevo acicate para retomar este querido blog, me paso el día escribiendo y publicando para los demás,  y hablar de mi pequeña gran ciudad siempre me motiva. Normalmente, jugar en casa debe ser una ventaja, pero en este caso también ha supuesto un hándicap, conozco demasiado bien el comercio leioztarra, sus virtudes y defectos, así que he cerrado los ojos, he respirado hondo y he dejado que me sorprenda a través de nuevas miradas.

Txoko Mendibile
Mendibile Jauregia, Txoko Mendibile.

La cita, para comenzar el paseo por Leioa era el viernes a las 16:30 horas en Mendibile Jauregia, sede del Consejo Regulador y de la Denominación de origen, Bizkaiko Txakolina, pero es mucho más, es un caserío de arquitectura singular, renovado y actualizado para dar cobijo a exposiciones, catas de txakoli, reuniones de empresa, y cómo no,  a Txoko Mendibile, donde el comer como siempre hemos comido los vascos se convierte en arte, Don Pedro Berger, que estaba atareado con la organización de la TxakoliBier Festa, hizo una vez más de cicerone de Mendibile, historia y actualidad del caserío, el txakoli y sus actividades.

 

 

 

FieldBuru
FieldBuru
Juguetería itziar
Juguetería itziar
Loycar
Loycar

 

Partimos hacía el centro, a las cinco de la tarde Leioa está en pleno ajetreo escolar, los comercios empiezan a despertar, Leioa, tiene la etiqueta de ciudad dormitorio, no es verdad, Leioa es una ciudad llena de vida, no es una ciudad callejera, pero no para. Si es cierto, que nos falta identificarnos como leioztarras y realizar una apología de nuestra ciudad. La actividad, académica, cultural, deportiva, asociativa y política de Leioa es digna de admirar, y referencia de su entorno. También hay referencias en el comercio leioztarra, y se nota en el número de años de vida que van cumpliendo dando servicio a los y las leioztarras. Boutique Loycar, Jean Paul Spatium, y Bolsos y Complementos Flovar, 40, 36 y 32 años respectivamente, levantando la persiana cada día, que se dice pronto. También van sumándose nuevas iniciativas, que apuestan por el comercio cercano, la atención personalizada y la especialización, me encanta entrar en una tienda o en una cafetería y que te llamen por tu nombre, sepan tus gustos, pero más me gusta cuando te saludan desde sus escaparates, que haríamos sin ellos. Pequeños Tesoros, Zapatería Infantil Oinazpi, Alzarte Moda, BiciMarket, Txoko-Txoko, Venandcom, Ainhoa, Bambalina y Pide una Tarta, comienzan a hacerse un hueco en el día a día leioztarra.

Pinosolo
Pinosolo

Me detengo aquí un instante, para alejarme del bullicio de las calles, me dirijo a la zona de esparcimiento de Leioa, paseando por sus barrios llegamos al Palacio Artaza y a su vecino Parque de Pinosolo. El primero, residencia de la familia Chávarri en el siglo pasado, dispone de un precioso entorno lleno de paseos, bidegorri, y jardines (225.000 m2) en los que desconectar despues de la jornada laboral. El Palacio, hoy perteneciente al Gobierno Vasco, es utilizado como residencia oficial de los mandatarios extranjeros que visitan Euskadi, bajo la gestión del Ayuntamiento de Leioa, se realizan diferentes actos culturales y benéficos, así como la celebración de bodas civiles, un marco incomparable. El Parque de Pinosolo, fue el sueño de la familia Aznar, que lo quiso utilizar como residencia de verano, al más estilo de Neguri, se quedo con el sueño a medio realizar, pero dejo una finca de 60.ooo metros cuadrados llenas de una rica variedad arbórea, y animal. Hoy es un paseo obligado para las familias de Leioa, destacando las diversas esculturas que salen a nuestro encuentro a lo largo del camino. Una visita recomendable, y si el día acompaña, como ha sido nuestro caso, sencillamente un espectáculo para nuestros ojos. El Leioa de ayer y de hoy.

Chaos Vascos, Pinosolo
Escultura de Jedd Novatt, “chaos vascos”

Ni que decir tiene, que la veteranía es un grado, comercios y hostelería de siempre, siguen dando lo mejor de si mismos, siendo estandarte de nuestras calles, la moda tiene sus edades y sus estilos, FieldBuru y Prada. son fiel reflejo de ello. Vistiendo a las generaciones de leioztarras, tanto en el día a día como en ocasiones especiales. Haciendo las delicias de los niños y las niñas tenemos otro referente del comercio tradicional, Juguetería Itziar, se comenta que el Olentzero es un asiduo visitante de sus estantes. De los diamantes se encarga Oscar, al frente de Diland Joyeros, artesanía y servicio, capaz de hacer realidad cualquier joya que albergues en tus sueños, doy fe de ello. La terraza del Xcaret, es el punto de encuentro de muchas familias leioztarras, una cerveza, unas raciones y una buena conversación para redondear la tarde, mientras los y las txikis juegan en los columpios.

En cuanto a las barras de hostelería más en boga de Leioa, tenemos cuatro clásicos, Alexander´s con Oscar al mando de la terraza más selecta del municipio, Sokaire, donde los pintxos de toda la vida toman vida cada mañana, Txistera, lugar de culto en Mendibile, un barra memorable de pequeños bocados y la Taberna Arkupe en la “Plaza Pinocho”, aquí Diego demuestra como se gerencia un negocio de hostelería, generando comunidad de fieles a su alrededor, desarrollando actividades para los más txikis, y sirviendo el mejor cortado de Leioa, soy cafetero y se lo que me digo. Ahora bien, apunten estos dos nombres a la lista, están dando de que hablar, y más que darán, Rich´s, bajo la batuta de Txomin en la céntrica Calle Dr. Don Luis Bilbao Líbano, 38, y Maitane en la Calle Estartetxe, 13, donde Josu Sarriugarte e Isabel están creando cada mañana arte para el paladar más selecto, no en vano, sin llevar un año de actividad, ya se ha hecho acreedores del mejor pincho en el certamen de San Juan. Da gusto encontrar profesionales tras la barra de bar.

Disfrutando del paseo llegamos a La Casita de Chocolate, en Lamiako, oficina descentralizada del Ayuntamiento, y txoko para los vecinos y vecinas del barrio. En su época casa del guarda de la finca del Palacio Artaza.

La Casita de Chocolate.
La Casita de Chocolate.

 

Ya de vuelta, regresamos a Mendibile Jauregia, donde realizamos una cata de Bizkaiko Txakolina, acompañada de txistorra y morcilla, mientras escuchábamos atentos a José sus explicaciones y lecciones del mundo del txakoli.

Las jornadas no terminaban aquí, y al día siguiente seguimos disfrutando de la experiencia de pasear por Leioa, y conocer sus calles y sus gentes. He de confesar que mientras escribía y daba forma a este post, he tenido la compañía musical de dos formaciones, que cada una en su estilo, hacen gala de su Leioa natal allá por donde actúan, y os aseguro que ya han dejado constancia de Leioa por medio mundo, Travellin´ Brothers y Kantika Korala.

Podéis ver lo que más me llamó la atención y he querido resaltar en el siguiente enlace a modo de revista del encuentro #LeioaBlog. Pincha aquí.

Hasta la próxima.